Logotipo del Portal de Artesanía de Castilla y León; Ir a página principal
  • Inicio
  • La artesanía en Castilla y León

La artesanía en Castilla y León

Página 1 de 3

La Artesanía en Castilla y León

La artesanía de Castilla y León representa un vínculo entre el pasado, el presente y el futuro de nuestra Comunidad, por lo que, para la Junta de Castilla y León, su consideración social va mucho más allá de su propio valor como actividad económica, ya que contribuye al conocimiento del carácter y la personalidad de nuestro pueblo, lo que convierte a la actividad artesana en un sedimento cultural y de la experiencia transmitida.

Los oficios artesanos se consolidaron en nuestras ciudades, al tiempo que, desde la alta edad media, ayudaron a su expansión con una vocación de utilidad social. La estructura preindustrial, creada por los oficios, comenzó a debilitarse con la llegada de la primera revolución industrial -a la que los oficios tradicionales no supieron adaptarse-, lo que el motivó la práctica extinción en toda Europa de buena parte de los oficios tradicionales y artísticos.

En Castilla y León, por sus características agrícolas, la instalación de los procesos industriales se dilató en el tiempo y los oficios mantuvieron un lento declive que llegó hasta la segunda mitad del siglo XX. A partir de entonces, muchos de los objetos artesanales cambiaron su finalidad de utilidad en las diferentes labores cotidianas por lo meramente decorativo, al amparo de las nuevas demandas de la sociedad de consumo que comenzaba a apreciar productos con un valor añadido que no tenían los realizados por la industria. 

En la actualidad se asiste a una nueva consideración social de la artesanía, como consecuencia de los modernos hábitos de consumo que apuestan por el rechazo de los productos masivos, unificados y despersonalizados y por una mayor demanda del producto artesano singular y personalizado, es decir, fundamentado en el diseño y la creatividad.

Así pues, Las actividades artesanales forman parte del tejido productivo y económico sobre el que se construyó la sociedad moderna y, en nuestra Comunidad, también representan el hilo conductor de una cultura popular. En Castilla y León, la artesanía ocupa un lugar destacado, no sólo desde el punto de vista económico, sino también cultural, ya que cuenta con una gran diversidad de oficios, en los que tienen un lugar destacado las tradiciones populares. En la actualidad, existen mas de 1.000 empresas artesanas censadas en la región, que dan trabajo a mas de 3.500 personas, estando la mayor parte de estos empleos fijados en el medio rural. Las actividades predominantes son las relacionadas con los subsectores de la madera, cerámica, metal y joyería.

Los talleres artesanos han de compartir los problemas propios de las pequeñas empresas y microempresas, en un mercado en crecimiento y de manera especial en lo que se refiere al proceso productivo y a la comercialización de sus productos, teniendo en cuenta las circunstancias de una economía globalizada. 

No hay duda alguna sobre la necesidad de revitalizar las actividades artesanas tradicionales representativas de Castilla y León con la finalidad de conservarlas. Por eso toda actuación que se desarrolle con este objetivo merece una especial protección. Sin perder sus referentes históricos, el sector ha de evolucionar de acuerdo con los tiempos, por lo que los talleres artesanos han de modernizarse, especialmente en lo que se refiere a la utilización de nuevas tecnologías de producción, diseño y gestión empresarial, con el fin de mejorar sus procesos productivos y relaciones con proveedores y clientes.

Por otro lado, el sector artesano tradicional se ha ido incrementando con el transcurso del tiempo al incorporar artesanos que han hecho de la innovación, la calidad y el diseño el objetivo de su trabajo y se han convertido en prestatarios a la sociedad de un servicio considerado artesano que aquella requiere. Además la aportación de la mujer a la actividad productiva en este sector, que en tiempos pasados ha sido infravalorada, es una de las claves de la reactivación y mejora de la competitividad de la artesanía de Castilla y León.

El aspecto innovador, que ha sido consustancial a muchas actividades artesanas, ha de ser una de las bases de crecimiento del sector, como estrategia competitiva, ante la llegada de productos de importación con costes inferiores. Otras oportunidades del sector se encuentran en la valoración social de los trabajos exclusivos y de calidad, la aparición de nuevos nichos de mercado: construcción, interiorismo, moda, industria cultural, etc.  


Página 1 de 3